Industria: Paradas marcan un impasse en la recuperación

En el primer bimestre, la actividad industrial alcanza los niveles pre pandemia en 2020, con comportamientos sectoriales diversos. En febrero la actividad registró un retroceso, explicado mayormente por la presencia de paradas de planta. La producción de insumos para la construcción continúa con un destacado desempeño. La consolidación de la recuperación se encuentra condicionada por múltiples factores.

El Índice de Producción Industrial (IPI) de FIEL registró en febrero un retroceso interanual de 2.7%. En el mes, tuvieron lugar paradas de planta en varias ramas de actividad para adecuación de líneas de producción o realización de aquellas pospuestas a lo largo de 2020 (demoradas para poder responder a la demanda). De este modo, actividades como la producción automotriz o la de químicos y plásticos registraron una caída en la comparación interanual. El sector de insumos para la construcción en cambio, continúa con destacado desempeño, anticipando presiones sobre la capacidad instalada. En este escenario, el nivel de producción de la industria para el primer bimestre supera ligeramente (+0.7%) el observado en el periodo enero – febrero de 2020 en la pre pandemia, al tiempo que los datos preliminares para marzo permiten anticipar un retorno al sendero de la recuperación. De no mediar mayores restricciones a la movilidad y cierre de actividades, abril mostrará una marcada mejora interanual por efecto estadístico en la comparación con el mes de 2020 que sufrió el mayor impacto del aislamiento social, lo que llevaría a colocar la producción industrial del primer cuatrimestre de este año en un nivel similar al de comienzos de 2019.

La consolidación de la recuperación industrial más allá del segundo trimestre dependerá de múltiples factores, entre los que se cuentan un más fluido acceso a divisas para la adquisición de insumos en algunos sectores de actividad, la contención del impacto de la pandemia -sin un empeoramiento en las condiciones de circulación y cierre de actividades- junto con una aceleración en el ritmo de inmunización. Del mismo modo, se espera que Brasil revierta el deterioro de la confianza y consolide su recuperación, en un escenario en el que el país ha iniciado el proceso de normalización de los estímulos monetarios y fiscales paliativos de la pandemia.

Los resultados sectoriales del primer bimestre del año mostraron una avance interanual en minerales no metálicos (16.9%), seguido de la metalmecánica (2.8%), la siderurgia (1.4%) y la producción de papel y celulosa (0.9%). La producción de alimentos crece 0.5% en el bimestre, por debajo del promedio de la industria. Las restantes ramas de actividad acumulan una caída en el periodo, comenzando con la producción de insumos textiles (-0.4%) y siguiendo con la producción automotriz (-1.9%), el proceso de petróleo (-4.2%) y los despachos de cigarrillos (-5.9%). En el primer bimestre del año y en la comparación con el mismo periodo de 2020, el sector de químicos y plásticos acumula el mayor retroceso, que alcanza -6%.

Gráfico 1

Como se mencionara, el sector de los insumos para la construcción lidera con holgura el ranking sectorial de crecimiento, luego de mostrar un avance de 17.8% en el mes de febrero y acumular un crecimiento de 16.9% en el bimestre y en la comparación interanual. En el mes de febrero, las ventas volvieron a mostrar un marcado avance que alcanzó 25.2% en la comparación interanual, acumulando nueve meses de mejoras de acuerdo al relevamiento del índice Construya. Por su parte, el Indicador Sintético de la Construcción (ISAC) del INDEC, en enero acumuló un trimestre de recuperación. El aumento de los costos que se viene observando hace meses, y que en el caso de los materiales alcanzó el 73.8% en el primer bimestre en la comparación interanual, ha restado incentivo a la construcción -medido a través del indicador Q de Tobin. Adicionalmente, no se descartan mayores presiones sobre los costos mientras la demanda sostenga su dinámica. La brecha de cambio ha moderado su gravitación sobre el estoqueo, pero el avance de pequeñas obras publicas de infraestructura y vivienda, podrían sumar presión sobre la capacidad instalada y con ello sobre los precios de los insumos.

La siderurgia fue una de las actividades afectadas por la realización de paradas de planta en febrero 2021 que habían resultado pospuestas a lo largo de 2020 para poder responder a la demanda de los sectores conexos. De este modo, en febrero el bloque retrocedió 6.3% en la comparación interanual, aunque los desempeños al interior del bloque resultaron mixtos entre la producción primaria y de elaborados. En efecto, mientas que la producción de acero crudo se redujo 3.8% respecto a febrero de 2020, la de laminados terminados en caliente avanzó 46.6 % y la de terminados en frio lo hizo 14.6%. En el caso de la producción de aluminio -que FIEL computa al interior del bloque-, continúa mostrando un retroceso interanual superior al 25%. En términos generales, en febrero se sostuvo la actividad en los sectores conexos, con la construcción privada, la producción de bienes durables y la maquinaria agrícola motorizando los despachos. La demanda desde el sector energético ha mostrado alguna recuperación a partir de la exportación de tubos, pero el abastecimiento local continúa cerca de un 40% por debajo del nivel pre pandemia.

Respecto a la producción de alimentos y bebidas, en febrero la novedad resultó la recuperación de la faena vacuna tras el muy marcado retroceso observado en el mes de enero, junto con un ligero avance en la producción de aceite de soja. En efecto, en febrero la producción de alimentos y bebidas se redujo 0.3% respecto a febrero del año anterior, con un ligero avance (+0.2%) en la producción de alimentos. En el caso de las bebidas, la caída se ubicó en el 1.6% interanual, con retroceso al interior del bloque en gaseosas, aguas, jugos y cervezas.

La producción de químicos y plásticos -también alcanzada por la realización de paradas- mostró en febrero un retroceso de 11.5% interanual con caídas difundidas entre subramas al interior del bloque. Así, la actividad acumula cinco meses de retroceso interanual, con una contracción de 6% en el primer bimestre en la comparación con el mismo periodo de 2020, que resulta la mayor entre las ramas que releva el IPI de FIEL. Cabe mencionar que, para alguna actividad, las paradas se extendieron a marzo.

Las paradas de planta por vacaciones y adecuación de líneas de producción en cuatro terminales también afectaron la producción del sector automotriz. Así, en febrero la producción del bloque marcó un retroceso de 16.7% interanual, con un 29.1% de caída para la producción de automóviles -tras cinco meses de mejoras- y de 10% para la producción de utilitarios -que acumulaban un trimestre de avances. La expectativa sectorial es de un marcado crecimiento de la producción hasta las 450 mil unidades en 2021, lo que significaría un avance de 67% respecto al registro de 2020. Estas proyecciones podrían moderarse de agravarse las condiciones de abastecimiento de autopartes desde Brasil, producto de la prolongación del cierre de terminales a causa del avance de la pandemia.  

Aún con el retroceso de la producción en el primer bimestre, los patentamientos locales y las exportaciones acumulan en el periodo niveles iguales o superiores a los observados en la pre pandemia a comienzos de 2020. Precisamente, en el caso de los patentamientos, estos avanzaron en febrero 8.9% interanual y acumulan en los dos primeros meses del año una mejora de 9.9%. Desde el sector no se descarta la instrumentación de algún plan de incentivos del tipo «Plan Canje» aplicado en el pasado, al tiempo que se espera una mayor participación de vehículos de fabricación nacional y mayor integración local de autopartes. El acceso a las divisas limita la disponibilidad de vehículos importados para los cuales la demanda se muestra firme.

En el caso de las exportaciones, en el mes de febrero se observó un retroceso cercano al 17% en la comparación interanual; aún así, los envíos acumulados en el primer bimestre se ubicaron 0.6% por encima de los registrados en el mismo periodo de 2020. En el mes volvieron a retroceder las ventas a Brasil, cuya caída no ha sido compensada con las mejoras observadas en las exportaciones a Uruguay o Chile. Precisamente, Brasil abre un interrogante sobre si su escenario económico se verá deteriorado por la combinación de un lento avance de la vacunación y el impacto de las nuevas cepas, junto con el recorte de los estímulos de política que afectan la confianza de los consumidores y empresarios, ralentizando la recuperación de la actividad e incluso afectando el crecimiento. Por caso, el cierre de terminales automotrices en ese país debido al crecimiento de los casos de COVID han comenzado a prolongarse en el tiempo.

Desde una perspectiva macro, en la reciente reunión del Comité de Política Monetaria (CoPom) del Banco Central de Brasil, se decidió comenzar a transitar un proceso de normalización en el estimulo monetario a la economía elevando la tasa de interés de referencia. En efecto, con un incremento en la expectativa inflacionaria por encima de la meta en el horizonte relevante para la política monetaria y un nivel de actividad medido por el PBI que cerró 2020 con una recuperación de la caída del primer semestre, el CoPom elevó la Selic hasta 2.75%. El alza de la tasa es la primera desde julio de 2015, desde cuando permaneció fija hasta octubre de 2016 cuando comenzaría un sendero de recortes hasta niveles históricamente bajos. El Comité consideró que las condiciones actuales dejaron de requerir un estímulo extraordinario y que debe comenzar a transitarse un proceso de normalización monetaria, aún cuando persistan dudas sobre el impacto del COVID sobre la recuperación económica en el primer semestre de 2021.

En este contexto, las decisiones de política fiscal y monetaria han comenzado a gravitar negativamente sobre la confianza de los consumidores e industriales de acuerdo al relevamiento que realiza la Fundación Getulio Vargas. Precisamente, el anticipo a marzo de la medición de la confianza de la industria da cuenta de una tercera caída consecutiva, retornando al menor valor de confianza desde agosto 2020, con un deterioro que se observa tanto en la percepción de la situación actual como en las perspectivas de producción. Los resultados de febrero mostraron un marcado retroceso en la confianza de las empresas productoras de Bienes de Consumo no Durables, atribuido al retroceso de la demanda y el alza de precios. La lectura de estos resultados es la de meses previos: el impacto negativo del fin de los programas de estimulo, a lo que se suma el reciente incremento de la tasa de interés. Adicionalmente, no deber perderse de vista que el consenso de mercado para la tasa Selic anticipa que hacia fin de año esta se colocará en 5%, buscando contener el despegue de la inflación.

En el caso de la confianza de los consumidores, en marzo se registra un muy marcado retroceso resultado del resurgimiento de la pandemia de COVID, en un escenario de lenta vacunación y en el que Estados y Municipios adoptan medidas para restringir la circulación. Los consumidores perciben el empeoramiento de la situación económica actual con graves riesgos para el empleo y los ingresos.

Con lo todo lo anterior, el escenario en Brasil suma desafíos al despegue industrial local, no descartando un mayor impacto negativo sobre actividades puntuales como sobre el abastecimiento de insumos para la industria automotriz.

Nuevamente, observando la evolución de la producción industrial local según el tipo de bienes, se tiene que en el primer bimestre del año el avance de la actividad es liderado por la producción de bienes de consumo durable que muestran una mejora de 1.3% en la comparación interanual, seguidos de los bienes de capital y de uso intermedio con un crecimiento de 1.2% sobre la misma base de comparación. Por su parte, los bienes de consumo no durable acumulan en el periodo un retroceso de 0.3%. Adicionalmente, el mayor aporte al sostenimiento de la actividad en el primer bimestre la realizan los bienes de uso intermedio, en especial por el aporte de la producción de insumos para la construcción.

Gráfico 2

IPI como Ciclo Económico

En términos desestacionalizados, el IPI de febrero registró un ligero retroceso respecto al mes de enero (-0.5%). Tras la sucesión de mejoras mensuales de abril a septiembre, el índice de producción corregido por estacionalidad ha alternado el signo desde octubre en la comparación con el mes anterior, mostrando una recuperación menos dinámica y más inestable. No obstante ello, la industria avanza en una nueva fase de recuperación cíclica, acumulando un crecimiento equivalente anual del 11.8%. Los indicadores para monitorear el desempeño cíclico de la actividad no permiten anticipar una reversión en el corto plazo. No obstante lo anterior, la difusión de la recuperación se encuentra estancada debajo del 50%, señalando que más de la mitad de la industria ha mostrado un retroceso interanual en el trimestre diciembre- febrero.

Gráfico 3

A modo de síntesis, en febrero la producción industrial mostró un impasse en el proceso de recuperación, al tiempo que en el primer bimestre se acumula un nivel de actividad ligeramente por encima del alcanzado en la pre pandemia en 2020. El sector productor de insumos para la construcción muestra un destacado y sostenido avance. El sector automotriz anticipa una marcada recuperación en 2021. La consolidación de la recuperación industrial más allá del segundo trimestre dependerá de múltiples factores entre los que se cuentan un más fluido acceso a divisas para la adquisición de insumos en algunos sectores de actividad, la contención del impacto de la pandemia del Covid -sin mayores restricciones a la circulación y el cierre de actividades- junto con una aceleración en el ritmo de inmunización, y la consolidación de la recuperación de Brasil. Este país deberá revertir la perdida de la confianza de consumidores e industriales producto del deterioro de las condiciones sanitarias y el inicio del proceso de normalización de los estímulos monetarios y fiscales paliativos de la pandemia.

Guillermo Bermúdez

Share via
Copy link
Powered by Social Snap